Empresa: Polticor

Noticias

Historia de socios: Filmetal

La gestión de residuos es un servicio esencial. Para las empresas socias de CEGRU, es el trabajo de todos los días.

Historias de socios es una crónica de CEGRU, mediante la cual contamos la historia de nuestras empresas socias, de las personas detrás de cada emprendimiento, que conforman el proceso de construcción colectiva del sector gestión de residuos en el Uruguay.

Los invitamos a conocernos.

Entrevista con Robert Filgueira, por Chiara Fioretto – Gerente CEGRU

Una tarde de mayo, en medio de la pandemia del COVID-19, entrevisto a Robert Filgueira, para que me cuente la historia de Filmetal S.A.

Robert empieza la historia de la empresa evocando a sus padres. Roberto Filgueira y Teresa Pereyra, hijos de inmigrantes europeos que vivieron la guerra. Roberto salió a trabajar desde muy joven con la responsabilidad y necesidad de aportar para el sustento familiar. En esta familia, el trabajo construye identidad y valores, y eso se transmite a través de las generaciones. A los treinta años, Roberto aprendió el oficio de la compra y venta de metales, y junto a su esposa Teresa, emprendieron su primer negocio en su casa, en el barrio La Teja, en Montevideo, con muchas ganas y casi nada de capital. Esa fue la piedra fundacional de un emprendimiento uruguayo que ya tiene más de cincuenta años en el mercado.

Con los años el negocio se fue asentando, se fue ampliando y diversificando sus clientes. Mientras Teresa atendía el negocio en el barrio La Teja, Roberto al mismo tiempo abrió un nuevo depósito en una esquina del barrio de La Aguada. Luego, en el año 1973, se instaló en el barrio Nuevo París, donde la empresa se encuentra hasta el día de hoy. Alquiló un galpón pequeño en un lugar compartido con otros emprendimientos: uno de reciclaje de trapos y otro dedicado al mimbre. Él compraba y vendía metales.

De a poco adquirió los galpones contiguos, y empezó a trabajar con una mejor logística. Con el tiempo logró proveer a las fundiciones de una mayor cantidad de chatarra y alcanzar los 8000 m2 de infraestructura que la empresa tiene actualmente.

“El precio se puede discutir, la balanza no” era una recordada frase dicha por Roberto Filgueira.

El día que cada uno de sus hijos, Edison y Robert, cumplieron 15 años, su padre los inició en el negocio de los metales. “Nos incorporó a su proyecto”, dice Robert. En la planta, tenían que aprender todos los aspectos del oficio: “Nos tocó barrer el galpón, cargar y descargar, manejar los camiones y montacargas, pesar, en aquel tiempo éramos fundición y aprendimos a fundir. Mi padre quería que el día de mañana pudiésemos dirigir la empresa, pero conociendo todo el funcionamiento y el rubro”.

Filmetal atravesó ya varias crisis, pero se mantuvo a flote. El mercado de los metales se complejizó, los precios fluctúan mucho, y a partir de la libre importación y exportación, la demanda interna de metales no ferrosos bajó mucho porque la industria nacional (grifería, herrajes, autopartes, insumos industriales, etc.) No pudo competir con productos importados de Argentina, Brasil y China. Pero las crisis también trajeron oportunidades.

Después de la recesión del año 2000, Filmetal cambió de estrategia, enfocándose en ser una empresa exportadora de metales. Fue un proceso de largo aliento: “Cuando estábamos por cerrar el primer negocio de exportación se desató una crisis mundial y cayó el dólar, obligándonos a dar marcha atrás”.

“De eso se trata: reacomodar el cuerpo, ajustarse a la situación cuando se precisa y seguir adelante. Tener la paciencia adecuada para superar procesos y crisis” cuenta Robert Filgueira.

“Cuando aparecieron las autorizaciones ambientales, nos actualizamos aún más. Nos gustó el desafío de posicionar la empresa unos cuantos escalones más arriba, con la visión de transformarnos de chatarreros a recicladores. Para eso incorporamos un grupo de profesionales, tales como técnicos prevencionistas, asesores ambientales, médicos laboralistas, abogados, ingenieros mecánico y químico, técnico de marketing, arquitectos, técnicos informáticos y siempre el trabajo constante del equipo de administración”.

Filmetal integró así la dimensión ambiental del emprendimiento, visualizando además el impacto positivo de recuperar materiales y reinsertarse en nuevos ciclos productivos. Una mayor profesionalización de la actividad y una reivindicación del oficio que generó entusiasmo.

Gracias a todo el esfuerzo y trabajo realizado por la familia Filgueira es que la empresa Filmetal S.A. ha sido reconocida mediante un premio del Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU) y la Unión de Exportadores Del Uruguay como mayor exportador metalúrgico en la categoría de empresa PYME.

¿Cuál es la receta para mantenerse en el mercado tantos años?

“En el caso de Filmetal, - responde Robert sin dudar- se trató de mantener un perfil bajo, sin hacer gastos excesivos o elevados, ni con las ganancias personales ni con los ingresos de la empresa”. Eso les permitió tener reservas para superar las distintas crisis económicas y los períodos difíciles. Su padre les enseñó valores empresariales basados en la sobriedad y en la cautela. Esto no significa no invertir o no buscar mejoras. Significa medir los gastos, ser precavidos, no dar pasos en falso. “Un poco conservador, un poco anticuado. -Ríe. Pero nos ha funcionado”.

Robert y Edison son “chatarreros” y viene de una familia con la misma raíz. Del oficio de compra y venta de metales que les transmitieron sus padres a estar al frente de una empresa de reciclaje posicionada a un nivel internacional, vieron al sector gestor de residuos formalizarse, transformarse, ser valorado desde afuera y profesionalizarse desde adentro. “Estamos orgullosos de esta historia”, dice Robert.

Tanto Robert como Edison son de la segunda generación y siguen adelante trabajando con los mismos valores con los que desde el inicio fueron formados, y enseñando a la próxima generación la misma forma y estilo de vida. “Mientras van trabajando y estudiando se va transmitiendo conocimiento, valores, respeto y sobre todo el oficio que es en base a la experiencia vivida. Creemos que esta es la forma para que la empresa pueda seguir de una generación a otra generación”.

“Nos gusta generar ambientes de trabajo familiar, cálido, amable, respetuoso, seguro en todas las áreas y principalmente en lo económico. No nos olvidamos que si la empresa tiene más de cincuenta años, también se debe a la calidad del personal, que siempre ha estado poniendo el hombro y colaborando con la visión de la empresa dentro de las instalaciones como fuera de ellas”.

Reflexiones finales, por FILMETAL.

Damos gracias a CEGRU por aceptarnos dentro de sus socios, lugar donde desde el inicio nos hemos sentido muy bien recibidos y donde se puede sentir el apoyo humano y profesional de todos los integrantes. Un lugar donde se comparte una misma visión en forma corporativa: cuidar el medio ambiente e ir en pos de la mejora continua de la gestión de residuos. Realmente nos sentimos honrados de pertenecer a la Cámara de Empresas Gestoras de Residuos del Uruguay.

Es un placer contar y compartir parte de nuestra historia, quedaría mucho más para dar a conocer, pero quizás en otros momentos seguiremos dialogando. Mientras tanto seguimos haciendo camino día a día, viviendo el presente con lo mejor que podamos dar, no nos olvidamos del pasado porque nos sirve como experiencia, pero evitamos que nos obsesione, así como evitamos que nos afane el futuro lejano. Nuestra definición de éxito, es haber llegado al final del día con las tareas cumplidas y al llegar la noche poder descansar. Una actitud positiva puede hacer, de las metas, una realidad.

Contacto FILMETAL

Dirección: Gowland 102 al 126 Montevideo, Uruguay.

Teléfono: (598) 23096183 / 23093839

Web: www.filmetal.com.uy; consultas@filmetal.com.uy